miércoles, 29 de junio de 2011

El desahogo

Después de dos meses y medio sin levantar cabeza y siéndo un zombie por fin ocurren cosas buenas y empiezo a hacer lo que me aconsejan. Salgo con amigas, a comer, al cine; hago un pequeño viaje aprovechando para trabajar en algo que me encanta, reencontrándome con viej@s y nuev@s amigos, riendo a carcajada y sintiendo cariño y flirteo, pudiendo relajarme y darme caprichos; vuelvo con energias renovadas, el yoga me ayuda, me encanta; hago nuevos deportes y me apunto a la escalada.....

Y de repente un sabado por la tarde pasa lo impensable "Te hecho de menos y no se como decirlo, pienso mucho en tí, pero no quiero molestarte. Nunca dejé de quererte pero soy más mis circunstancias que yo mismo. Era una decisión muy dolorosa pero tenía que tomarla"

¿Cómo reaccionar ante esto? Al menos antes se suponía que me ignoraba. ¿Y qué hago yo ahora? Si al menos supusiese una rectificación, pero no lo es. Así que vuelta atrás y otra vez dolor. Yo no desestimo las segundas oportunidades pero preveo que no la habrá.

Esta herida nunca se curará o dejará una enorme cicatriz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario