miércoles, 11 de enero de 2012

Un paso...

Sí, es todo lo que hay del amor al odio...un paso; y cualquiera puede darlo, y da lo mismo que sientas el amor más grande del mundo, puede pasar. En una ocasión le dije a mi ex novio que algo muy gordo y muy grave me tenía que hacer para que le odiara y no quisiera saber nada de él. Pues sólo diré eso, que ahora es mi ex, por segunda vez; y que he dado ese paso.

No voy a contar aquí detalles demasiado personales y dolorosos. Solo decir que no creo haber perdido el tiempo ni haber hecho el tonto, porque he estado muy enamorada. Puede que el amor sea ciego, pero es que si no creo que no sobreviviría.

El caso es que este paso espero que me lleve a otros mejores, tengo que empezar desde 0, y como me han dicho todos eso no significa que deba cambiar mi manera de ser, solo aprender la lección y quererme un poco más lo cual será fácil porque a cada golpe que te dan te cuesta más confiar en la gente y te centras más en ti.

El libro de Robin Norwood no es que se aproxime a mi caso al 100% pero me está ayudando a no sentirme encima culpable y estar bien con lo que he hecho.

Ahora me voy a centrar en mi próxima mudanza, a un lugar bonito y mejor y que no me recordará a tardes de lágrimas. A ver si también pronto acabo este trabajo que me desespera, aunque no se que pasará después, se nos avecina algo muy negro.

Si alguién tiene trabajo para mí, ya sabeis. Si no volaré, ahora que no me ata nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario